Es un monedero, pero no cabe duda de que puedes usarlo para lo que tu quieras. Incluso variarlo de tamaño y adaptarlo a cualquier otro contenido.

Este tutorial nos lo ofrecen desde el blog de Between the lines y nos ha encantado tanto por los materiales que utiliza, como por lo sencillo de realizar que resulta, pero desde luego por el acabado tan original.

Puedes encontrar el tutorial completo en inglés y con fotos del proceso en el blog de Between the lines.

Via Rita Minio.

Deja un comentario

%d a los bloggers les gusta: