Protege tus libros

Hace poco un pequeño accidente provocó que uno de mis libros, regalo de Reyes, acabara totalmente empapado. Después de secarlo con cuidado la portada quedó algo deteriorada y me daba miedo que pudiera estropearse más, así que decidí protegerla. ¿Cómo? Forrando el libro con papel.

Es un truco muy sencillo que veréis muy a menudo y que nos ayuda a conservar nuestros libros, especialmente a los que solemos llevarlos con nosotros para leer en cualquier parte. Si aún no sabes muy bien cómo hacerlo, sigue este tutorial que hemos hecho para enseñarte una forma paso a paso.

1. Prepara el trozo de papel que vas a necesitar para forrar el libro completo. Aquí hemos usado un trozo que sobro de papel de regalo de navidades. Para calcularlo, gira el libro sobre el papel y deja un borde de unos 10 centímetros alrededor.

2. Ahora, dobla un lado del papel sobre una de las tapas y aséguralo con un trocito de celo. A continuación, gira el libro y haz lo mismo con la otra tapa.

3. Vamos a centrarnos ahora en el lomo del libro. Primero, marca con los dedos en el papel los dobleces que te van a indicar por dónde queda el lomo y por dónde vas a tener que cortar. Después, haz un corte desde el exterior hasta el lomo, en ambos lados. Ese trozo de papel que queda en medio puedes recortarlo, no nos hará falta.

4. En la siguiente imagen verás el trozo de papel al que nos referíamos en el punto anterior y los cortes que hemos hecho antes. Después de eso, dobla la parte de arriba del papel sobrante en una de las tapas hacia dentro. Una vez marcado el doblez, dobla la esquina hacia dentro, como ves en la imagen. Ahora solo te queda, volver a doblar el primer doblez y fijarlo con un trocito de celo o pegamento.

5. Repite la operación con el resto de esquinas, y ¡listo! Ya tienes tu libro forrado y protegido para poder llevarlo a cualquier sitio sin dañarlo.

Ahora puedes adornarlo como prefieras. Yo le añadí el título del libro y el autor para poder identificarlo rápidamente. También te enseñamos otro ejemplo que hemos visto en el blog Twig & Thistle, y que incluye un marcapáginas. ¿Cómo? Solo haz dos cortes en el papel para introducirlo y llevarlo siempre con el libro aunque lo hayas terminado.

5 pensamientos en “Protege tus libros

  1. Isa

    Una idea genial!! Yo forro mis libros con ese papel de plástico transparente desde que tuve un incidente parecido, pero esto es más original y personalizable! Auque yo prefiero ver la portada original del libro, esto puede servir para forrar las típicas agendas que tienen portadas feas (:

    Responder
  2. Anabel

    Yo los suelo forrar con papel de regalo de dibujos/estampados llamativos (vamos, no el típico papel de regalo de crío con globitos y eso) o, si es un libro de tamaño pequeño, con folios de colores. 🙂

    Responder
  3. Pingback: Protege tus libros: tapas a la antigua | Bueno, bonito y barato

Deja un comentario